domingo, 19 de octubre de 2008

"Biografía del Hambre" de Amélie Nothomb

Como declama Amélie Nothomb al comienzo del libro “El hambre soy yo”. El Hambre es Amélie Nothomb. Esta enigmática e interesantísima escritora belga nacida en el lejano oriente (su padre era cónsul belga en Japón en el momento de su nacimiento) está hambrienta y nos lo hace saber en su Biografía del Hambre (Biographie de la Faim). Hambrienta en el sentido más amplio de la palabra. Hambrienta de todo lo que le rodea. De la comida, de los lugares donde creció, de las personas que la rodearon, de las que la influyeron, de vida, de relaciones y sobre todo, está hambrienta de palabras.
En Biografía del Hambre conocemos algo más de la mejor escritora menor de 40 años para los 35 críticos con los que cuenta el rotativo Le Figaro (entiéndase que esta encuesta se realizó hace algunos años, ya que si nació en 1967… en fin, las cuentas no salen, pero ahí queda). Conocemos su infancia en Japón y su amor por este país, lo que le llevó a trabajar de traductora en una empresa nipona nada más culminar sus estudios de filología. Conocemos su apetito, literalmente, y como este le llevó a inexplicablemente a un desorden alimenticio que derivó en anorexia. Conocemos la influencia que el alcohol ha tenido en su vida desde muy temprana edad, ya que desde pequeña se hacía con los sobrantes de las copas en las numerosas fiestas que organizaban sus padres. Incluso su obsesión por el agua. Pero sobre todo, conocemos de Amélie su dificultad de adaptación a sus nuevos ambientes. En momentos al ser la única no nipona en la yôchien en la que estudiaba o bien al ser la única belga en el instituto francés de Nueva York donde la matricularon sus padres. Esta inadaptación, que tuvo quizá su punto álgido todo cuando tuvieron que mudarse a Bangladesh, la llevó a descubrir su apetito por las palabras primero y, como consecuencia de ello, por la escritura.
Biografía del Hambre es el conmovedor e inquietante libro autobiográfico de una de las escritoras francófonas más leídas del momento. No es de extrañar que incluso ganara un premio otorgado en internet por los lectores internautas con su novela Estupor y Temblores . Nothomb escribe libros como he leído en alguna entrevista “(…) desde los 17 años y para no suicidarme (…)” y eso se nota. Escribe alrededor de tres manuscritos al año de los que únicamente publica uno dejando los otros dos para ella, sin intención alguna de que vean la luz ni después de su muerte, según ha afirmado en algún momento.
Su escritura refleja esa necesidad que tiene por contar cosas. Cuenta historias casi siempre salpicadas por algún dato autobiográfico, que los hace aún más personales. Sus libros son eso, sus historias. Libros fáciles de leer, entretenidos, aparentemente sin pretensiones, sin complicaciones. Libros que apetece leer de vez en cuando y que te fluyen entre los dedos. A mi personalmente me gustan mucho y hasta el momento no me han decepcionado. Siempre descubro algo interesante en cada uno de sus libros, reflexiones que sobre multitud de aspectos de la vida que la propia autora se hace y que sabe trasmitir magistralmente.

1 comentario:

Baraka dijo...

Sé que no tiene nada que ver, pero amigo Chinorri, creo que te mereces ver esto...

http://www.youtube.com/watch?v=kNB6nnNRU28